Sonetos de la Muerte por Gabriela Mistral

Del nicho helado en que los hombres te pusieron, te bajaré a la tierra humilde y soleada. Que he de dormirme en ella los hombres no supieron, y que hemos de soñar sobre la misma almohada. Te acostaré en la tierra soleada con una dulcedumbre de madre para el hijo dormido, y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna al recibir tu cuerpo de niño dolorido. Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas, y en la azulada y leve polvareda de luna, los despojos livianos irán quedando presos. Me alejaré cantando mis venganzas hermosas, ¡porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna bajará a disputarme tu puñado de huesos! Ahora pueden practicar por escuchar y repetir la grabación que ha hecho el profe.  No es perfecto, pero por lo menos les da una idea de buena pronunciación. Lee todo en: Los sonetos de la muerte – Poemas de Gabriela Mistral http://www.poemas-del-alma.com/los-sonetos-de-la-muerte.htm#ixzz2hGB27KE3